Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Visual, auditivo y kinestésico (pnl)

21.8.08
La Programación Neurolingüística (PNL) es una herramienta utilizada desde la década del ‘70 como modo de conocer a los demás utilizando como medio los cinco sentidos.
Según esta teoría desde niño cada ser humano, por ser único e irrepetible, dirige su percepción de acuerdo al campo sensorial que haya desarrollado más. Así, los sistemas representativos se pueden separar en visual, auditivo o kinestésico (sensaciones).

En el primer caso (visuales), las características con que se construye el mapa de la realidad se basa más en la visión que en el resto de los sentidos. En general, son personas con mucha energía, tienen movimientos rápidos y entienden al mundo tal y como lo ven. Para ellas es importante el aspecto. Por lo tanto, siempre están arregladas y se caracterizan por cuidar el orden y exigen lo mismo de su pareja. Al hablar, tienden a mover los ojos hacia arriba y siempre mantienen la cabeza erguida.
-
Las personas principalmente auditivas representan gran parte de la realidad a través del oído. A diferencia de los visuales, ellos poseen un nivel de energía más tranquilo, son personas más sedentarias, no llaman la atención y poseen un diálogo muy interno. Son pensativos y se interesan por escuchar. El movimiento ocular es de derecha a izquierda. “Nos damos cuenta de cómo es una persona con sólo prestar atención a esas características y a partir de allí sabremos cómo nos conviene actuar”, explicó Isabel López, especialista en didáctica de la lengua.
-
Respecto de las personalidades kinestésicas, es posible que su recorte del mundo esté basado en el tacto, el gusto, el olfato o las emociones. Se caracterizan por ser más relajados, suelen vestirse cómodos, hablan pausadamente, son personas sensibles y dispuestas a ayudar. Frecuentemente mantienen la cabeza inclinada y su mirada tiende a estar hacia abajo a la derecha.
-
A pesar de estas diferencias entre los tres grupos, la especialista destacó que no existe un sistema mejor que el otro, sino que lo ideal es lograr el equilibrio entre los tres. “Hay que tener en cuenta que desde el momento en que nos damos cuenta de lo que el otro necesita, podemos cambiar nuestro modo de conectarnos”, explicó la especialista.
fuente: losandes.com.ar
 
Ver más / ver menos