Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Entrena tu mente de manera creativa

22.1.14
Por medio de la autohipnosis uno pude utilizar el poder de su mente para construir su futuro. Mente creativa

Edgar Cayce aconsejaba planear de una forma cuidadosa el proyecto de construcción mental: “…crea esperanza a través de esas fuerzas sugestivas. Ya que la mente, el constructor, puede acarrear crímenes o milagros en la experiencia del ser y de otros, dependiendo de la aplicación de la misma en la experiencia.”

Como vemos la mente puede ser mal o bien utilizada: ”...aquellos que llegan a ser constructivos en su pensamiento, son siempre constructivos en sus mentes, en sus creencias, en sus moradas, en sus pensamientos, en sus meditaciones y que actúan de la misma manera, para construir hacia aquello que hace, que crea...” (Edgar Cayce)
autohipnosis

La autohipnosis significa que uno mismo hace ese proceso de construcción. No hay intermediario: terapeuta y paciente se resumen en la misma persona. Con autohipnosis hay un control total, ya que es uno mismo el que se imparte las sugestiones y controla el proceso. Se puede decir que la autohipnosis es un proceso de crecimiento y aprendizaje, es plantar las semillas adecuadas para cosechar sus buenos frutos en el futuro.

Las sensaciones que uno experimenta con la autohipnosis pueden ser comparadas con las experiencias de la meditación o el yoga, sin embargo el propósito es diferente. Con la meditación se procura detener el flujo de pensamientos encadenados, para lograr una relajación o paz mental. Con la autohipnosis, si bien se procura entrar en un estado relajado de cuerpo mente, su propósito va dirigido a producir un objetivo determinado: cumplir una meta, curar una dolencia, dejar de lado un mal hábito, reprogramarse para mejorar en algún aspecto.

Es muy común el utilizar música tranquila (chill out, clásica o barroca) de fondo para favorecer un ambiente propicio para logra entrar en el estado hipnótico, también sonidos monótonos como el tic tac de un reloj o el golpeteo de las olas con la orilla del mar.

Uno podrá ir probando distintas técnicas hasta que encuentre cuál es la que más se ajusta a su persona.
Será fundamental acomodarse en una silla o sofá cómodo sin que nadie nos perturbe durante la sesión. Se recomienda el taparse con una manta para evitar enfriarse, ya que el metabolismo de nuestro cuerpo puede ir más lento.

Tomar una serie de respiraciones profundas para ir relajándose y liberando tensiones y acallando la mente.

Todo este prolegómeno puede llevarnos su tiempo hasta que nos acostumbremos, pero es de primordial importancia, ya que de nada servirá el impartirnos autosugestiones si no estamos cómodos y relajados o si enseguida nos distraen pensamientos del estilo :"tengo que ir a buscar los niños al colegio”, “tengo que pagar la luz, el agua y el gas”, “hoy viene mi suegra, que fastidio!”…, es decir, el clásico parloteo mental.

Al relajar nuestro cuerpo y dejando de lado el flujo de pensamientos que nos invade a diario, uno puede percibir que el latido de su corazón se hace mas pausado, la consciencia se incrementa, y los sentidos se agudizan. Esto es un paso previo pero fundamental para la posterior eficacia de las autosugestiones.

Si quieres saber más ve a:
Cómo deben ser las sugestiones
El poder de la disciplina
 
Ver más / ver menos