Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

El caballo te enseña a ser un buen lider

6.4.10
Entrevista al pionero en horse coaching (coaching con caballos) en España, Edgar Guerrero. Nació en Cali y vive en Cabrera de Mar. Imparte cursos de liderazgo con ayuda de caballos.

¿Susurra usted a los caballos?
Eso decían en el siglo XVIII de un tal Sullivan: serenaba caballos hablándoles al oído...
Los caballos tienen un oído hipersensible: es verdad que los tonos de voz bajos y alargados les serenan.

¿Les habla usted así?
Sí, pero se trata de un modo integral de tratar con caballos. Practico la doma natural.
Consiste en establecer una relación con el caballo que hace innecesaria la fuerza: el caballo me sigue dócilmente.
coaching lidererazgo caballos
¿Cómo es posible?
Es muy natural: el caballo quiere un líder. Y si te siente como líder, te sigue.

¿Cómo puedo ser líder para un caballo?
No lo será siendo el más fuerte, sino el más servicial: en una manada de caballos, es líder el que se sacrifica vigilando para que los demás puedan agacharse tranquilos a comer hierba sin preocuparse…

Mis políticos no vigilan y me culpan.
Aún no entienden que liderazgo es servicio.

El incendio de Horta, la nevada…
No entienden que deben responder de la seguridad y eficacia del grupo. Al buscarse excusas, ¡dejan de ser líderes! Ya no lo son.

¿Qué nos atrae tanto de los caballos?
Vemos en ellos fuerza, nobleza, valor, elegancia, poder, confianza, armonía, libertad: ¡todo lo que querríamos para nosotros!

Primero aprende a acercarte a un caballo. Nunca de frente, nunca rápido, nunca directamente, nunca bruscamente, nunca mirándole a los ojos.

¿Por qué?
Presa de carnívoros, el caballo tiene el impulso genético de huir: el miedo ha preservado sus genes. Así que acércate con suavidad, ladeado, en lento zigzagueo, cabeza gacha, con humildad...

Primera lección: ¡La humildad! Si vas con humildad, el caballo enseguida te tomará confianza.

¿Y luego?
Si le transmites calma y resolución, seguridad, él te seguirá: serás su líder. Es un animal jerárquico, busca sentirse tranquilo, ¡necesita alguien de quien fiarse! Y aquí llega la segunda lección para la vida en grupo.

Por mucho cargo que ostentes, si no infundes confianza, carecerás de autoridad: no habrá equipo. Serás líder natural sólo si los miembros del grupo confían en ti.

¿Quién viene a aprender liderazgo?
Ejecutivos: el contacto con los caballos les enseña muchísimo sobre sí mismos, y así aprenden a corregir y mejorar aspectos...

Cuénteme algún caso.
Coloqué a un director general en el centro de la arena, encerrado junto a un caballo. ¡El caballo entró en pánico, empezó a correr como un loco, buscando una salida!

La hipersensibilidad del caballo detecta tu ánimo interior, tu energía, tu modo de estar: ¡es tu espejo! El caballo captó la energía agresiva de aquella persona y así reaccionó.

¿Y qué sucedió con el directivo?
"Baja la cabeza", le indiqué. La bajó. El caballo seguía asustado. "Hazte pequeño. Agáchate. Encógete...", fui sugiriéndole. El hombre acabó enroscado sobre sí mismo, en el centro, y sólo así el caballo fue calmándose.

¿Qué aprendió el tipo?
"¡Me paso la mitad del tiempo pidiendo disculpas por mis malas formas!", me reconoció luego aquel arrollador directivo. "Esta misma mañana he hecho llorar a mi hijo", confesó triste. Era un tipo muy válido... que provocaba estropicios emocionales: ¡un caballo le enseñó a ejercitar la empatía! Hoy practica un yoga relajante, le va muy bien.

Otro caso.
Llegó una directiva muy refractaria: "Ni me gustan los animales ni yo les gusto a ellos". Acabó abrazada al cuello del caballo...

¿Qué beneficio profesional obtendré?
Cuando conectas con el caballo, ¡sientes que tienes poder natural! Es tan gratificante que sales de aquí muy seguro de ti mismo, con confianza y autoestima.

¿A quién cree que le sería más útil un cursillo así?
A una mujer maltratada, un desempleado... Están viviendo el terror primigenio del ser humano: haber perdido tu lugar, haber sido expulsado del clan. Gracias a los caballos, por una vía emocional, descubres que atesoras recursos, y recuperas posición, poder.

¿Acabamos con un último caso?
Me vino un grupito de empresa (incluida una joven becaria extranjera en prácticas, a la que nadie hacía caso), y en los retos con caballos que planteo al grupo - conducir al animal desde un punto A hasta un punto B, por ejemplo-,aquella chica casi invisible, con tacto, capacidad de análisis y resolución, ¡acabó liderando al equipo! A la vuelta del cursillo, por cierto, la contrataron.

Cuénteme otro ejercicio con caballos.
El caballo te sigue en cuanto siente que tú sabes adónde vas. Así, si saltas un listón, él saltará detrás. Un día el listón estaba caído, pero una chica lo saltó como si estuviese en su sitio. ¡Y el caballo, tras ella, saltó como si el listón estuviese alto! Ella, pues, transmitía seguridad, confianza: era líder.

¿Qué tres cualidades debería reunir para ser un buen líder?
Visión clara de adónde vas. Capacidad de empatía. Capacidad de comunicar.


Fuente: la contra de lavanguardia.com

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Ver más / ver menos