Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

La música ayuda a desarrollar la inteligencia

23.11.10
Cada vez son más los estudios que hablan sobre las virtudes de la música en los niños, sobre todo si se les brinda la oportunidad de que aprendan a tocar un instrumento. Según los expertos, los niños son más inteligentes si saben música.

musica desarrolla inteligenciaSe le atribuye a Pla­tón la frase de que “la música es para el alma lo que la gimnasia es para el cuerpo”. En este sentido, la música tiene la facultad,  de llegar de forma más directa al corazón. Esto sucede con más frecuencia con la música clásica, ésta puede dar nombre a lo in­nombrable y transmitir lo que hasta entonces se creía desconocido.

Hoy en día se sabe que esta ex­presión artística puede cau­sar efectos para el bienestar físico, mental y espiritual de una persona. Según es­tudios llevados a cabo por psicoterapeutas, a través de la música son muchas las afecciones que se pueden ir contrarrestando.

Una investigación publicada en la revista científica Bri­tish Journal of Ophthal­mology, asegura que los niños que escuchan ciertas melodías de Mozart poten­cializan la creatividad, la inteligencia emocional y el desarrollo del pensamiento. La explicación parte del hecho de que estas melodías tienen la capacidad de abrir nuevas vías neurológicas que resultan en un mejoramiento de la capacidad intelectual. Aparentemente también tienen, y en especial en los adultos, la capacidad de evocar sentimientos y esta­dos de ánimo que pueden ser de gran ayuda para con­trolar un dolor o un temor, e incluso la ansiedad que le acompañan.

Hay estudios que van más allá, aseverando que es de gran beneficio que una madre escu­che música en el periodo de gesta­ción, ya que es en este periodo que el feto está desarrollando el oído, activando su sistema neuronal. Más adelante, con rondas infanti­les, cuando el niño tiene sus primeros años, se recomien­da realizar actividades lúdi­co-musicales para estimular su capacidad de escucha, atención y concentración.

Aprender a escuchar
En este senti­do, la música no solo tiene la capacidad de con­tribuir al desarrollo de ciertas capacidades en los niños, también se le atribuye efectos terapéu­ticos, y puede contribuir a realizar cambios positivos en la personalidad de los niños, más aún cuando éstos son motivados a aprender a tocar un instrumento.

Los especialistas aconsejan que los padres enseñen a sus hijos a comunicar sus emociones a través de la voz. Para llevar a cabo este paso es importan­te proponer juegos; uno de ellos es motivar al niño a que imite sonidos. En este perio­do es indispensable regalarle instrumentos de juguete con los que pueda explorar dife­rentes clases de sonidos, ya sean de percusión, de viento o de cuerdas.

Los niños con estos juegos desarrollan su in­teligencia musical permi­tiéndoles madurar talentos que pueden ser muy útiles a lo largo de su vida.

Inteligencia musical
Según el educador musical y coordinador de la fundación Amadeus, Jhon Fredy Nore­ña, cuando un niño ejecuta un instrumento, comienza un proceso de transformación positivo que a su vez estimu­la su proceso de formación, permitiéndole adquirir nuevas destrezas como la capacidad de interpretar y escuchar.

Para Noreña, “Hay que tener en cuenta que la música es una actividad artística, lo que supone que el niño, con el paso del tiempo, va adquiriendo lo que nosotros llamamos ‘sensibilidad’, una característica que contribuye a destacar su capacidad de perci­bir las cosas, además de ayudar a que el niño comience a ver el mundo desde una perspectiva artística”,  uno de los mejores canales para esto es a través de la música clásica.

Según el violonchelis­ta y educador Juan Camilo Zapata, director de la Escue­la de Música de San Javier, los niños y jóvenes cuando comienzan a tocar un instru­mento de orquesta adquieren la capacidad de la constancia y el esfuerzo individual, cualidades que se ven reflejadas en la escuela y en la casa.

“Los niños se vuel­ven más responsables y disciplinados, además de convertirse en per­sonas que no son agre­sivas y que siempre es­tán pensando resolver sus problemas de forma pacífica”, afirma Ca­milo Zapata, quien en la actualidad dirige una escuela que tiene 183 alumnos que están estu­diando violín, viola, che­lo y contrabajo.

A esta apreciación, Zapata, al igual que Noreña, piensa que uno de los cam­bios más radicales que expe­rimenta un niño es cuando tiene la oportunidad de pre­sentarse con una orquesta y frente a un público. Este primer contacto de ejecución musical motiva al niño o al joven a ser más constante, además de aumentarle la au­toestima y la confianza.

“Hay que partir del he­cho de que la educación musical es muy completa. Cuando los muchachos es­tán aprendiendo a leer una partitura, están también aprendiendo matemáticas, pues en su sentido más bá­sico la música lo es. Leer música agiliza la mente porque hay que leer se­cuencias musicales conti­nuamente”, dice Zapata.

Un niño que recibe edu­cación musical también aprende a cantar y a tener una buena expresión corpo­ral, ya que para la ejecución de un instrumento es muy importante la afinación y la interpretación, elementos que le servirán profunda­mente en sus vidas adultas.

Consejos a tener en cuenta:

Clara Solórzano, médica musicoterapeuta y directora de la Academia ClaraSol Música y Terapia, da a los padres algunos consejos:
  1. -Procuren ponerle música a sus hijos desde la gesta­ción con un criterio selectivo durante media hora diaria­mente. (Mozart, Vivaldi, canción infantil).
  2. -Cántenle mucho desde el estado intrauterino y desde pequeño enséñenle a expresar sus emociones a través de la voz y comunicarse cantando.
  3. -Regálele instrumentos musicales sencillos como parte de sus juguetes.
  4. -Enséñele a percibir los diferentes tipos de música con un juicio crítico y propónganle muchas posibilidades de es­cucha diferentes.
  5. -Propóngale juegos explorando su voz, inventando, iden­tificando e imitando sonidos.

Fuente: elmundo.com

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Ver más / ver menos