Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Si hay imaginación, no hay aburrimiento

30.10.13
Imaginación y creatividad. Entrevista a Antonio Beneyto, pintor y escritor postista. Nació en Albacete y vive en Barcelona desde 1967. 

¿Qué hace esa silla colgada del revés del techo?
Para que descansen las ideas.

¿Tantas tiene?
Yo no sé lo que es el aburrimiento, no lo concibo.

¿Nunca se aburre?
¡Es imposible! Veo una marca en ese cristal, o pasar esa mosca, oigo el ruido de los albañiles de la obra de al lado... y todo sugiere algo, contiene algo. La imaginación basta: si hay imaginación, ¡jamás hay aburrimiento!
Imaginación y creatividad

¿Qué hace usted con su tiempo?
Aquí, en mi estudio, voy dibujando, pintando, escribiendo... Puedo encerrarme días aquí, ¡y tan contento! También hago esculturas de bronce, pero no me gusta exponerlas, porque entonces se venden enseguida.

Ah, ¿y no quiere venderlas?
Es que me gusta verlas, jugar con ellas...
¿Cómo es su pintura?
Dibujo cuerpos, pinto cuerpos. Los cuerpos me inspiran. Y los deformo. En vez de un brazo, al cuerpo le sale un pie, o un dedo con uña roja, o una rama, o un pene...

¿Qué estilo es este?
El gran escritor mallorquín Cristóbal Serra, mi papá artístico, un día me puso la mano en el hombro y me dijo: "Beneyto, tú eres el único pintor postista del mundo".


¿Postista?
El postismo es un movimiento estético que cuajó en España tras la Guerra Civil, sucesor del surrealismo: quiere superar todos los ismos, viene después (post) de los ismos. Cultiva el disparate jocoso, la locura inventada, lúdica... Había muchos poetas: Carlos Edmundo d´Ory, Alberti, Arrabal, Miguel Labordeta, Dalí, Cela... Yo soy el último escritor postista vivo.

¿Fue antes pintor o escritor?
Yo escribía, había colaborado con Cela en su revista, en Mallorca, pero en 1969 se me acercó el poeta y mitógrafo Juan Eduardo Cirlot - mi otro papá-y con la punta de su paraguas me apuntó en la frente y dijo: "Aún eres muy joven: serás pintor". Y sí.

¿Qué tal Cela?
Cuando le conocí, yo le trataba de usted y de "maestro", y me soltó: "Si vuelves a tratarme así..., te doy una patada en el culo que vas a parar al mar".

Qué bruto, Cela.
Divertido, sorprendente, campechano. Fuimos amigos, me trató bien. ¡Cela era un gran poeta! Era facha y yo de izquierdas..., pero no hablábamos nunca de esas cosas.

¿Qué le llevó a la creación literaria?
Los tebeos... Mi padre quería que fuese ingeniero aeronáutico, pero yo odiaba las matemáticas y era mal estudiante: prefería jugar en la calle y leer tebeos. Y luego seguirían ya las novelas...

Cuénteme un recuerdo de su niñez.
Pasa una procesión religiosa, un falangista sale de la procesión, atiza un bofetón a un hombre a mi lado y le obliga a arrodillarse...

Vaya...
España era un país de barbarie. De joven yo iba para locutor de radio, ¡era bueno, el mejor de mi grupo! Pero para trabajar debía afiliarme a Falange... y me negué: ¡ahí terminó mi prometedora carrera radiofónica!

¿Practicó el periodismo escrito?
Sí, en Mallorca: crítica de arte, crónica, periodismo deportivo... Los futbolistas hablaban con monosílabos, así que yo me inventaba las entrevistas. ¡Y todos encantados!

¿Por qué se instaló en Barcelona?
Leí el primer libro de Marsé, me cautivó y le escribí. Me invitó a su casa... y me enamoré de Barcelona...

¿Qué pintor le ha marcado más?
Goya: vi de niño Los fusilamientos en un libro, y me conmocionó. Yel Perro semihundido me impresiona y conmueve: siempre que voy a Madrid, voy a verlo.

¿Ha vivido únicamente de su arte?
Sí. Yo siempre he vivido de mi arte, y sigo haciéndolo.

¿Alberga algún otro sueño, Beneyto?
Llegar a los cien años... ¡Creo que llegaré! Lo que me interesa es vivir. Pero si ahora, cuando salga usted de aquí, caigo muerto..., ¿qué más da? He hecho ya tantas cosas...

Fuente: exctracto de entrevista publicada en la contra de lavanguardia.com

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Ver más / ver menos