Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Psicología: Constelaciones familiares

10.1.11
Hace algunos años surgió una terapia que se popularizó en América Latina con el nombre de "Constelaciones familiares". A menudo confundida con cuestiones esotéricas y astrológicas debido al término "constelación", esta terapia breve no está fundamentada en ninguna magia, sino en un conocimiento profundo de la mente humana.

Para conocer más al respecto, consultamos a la doctora María Luisa Heres, quien es pionera en México y ha trabajado con las constelaciones familiares desde hace doce años. En entrevista para Yahoo! habló sobre el nuevo paradigma que representa esta terapia.

¿Por qué se considera un nuevo paradigma?
El mundo ha cambiado tan rápido en los últimos años, que está ocurriendo algo inédito en la historia: los patrones de conducta que le eran útiles a nuestros bisabuelos, son prácticamente obsoletos para nosotros porque nuestra mente no tiene la capacidad de cambiar tan rápido como lo exigen estos tiempos; tenemos muchas conductas desactualizadas e innecesarias para nosotros porque el contexto en que fueron creadas ya no corresponde con lo que vivimos hoy.

¿En dónde radica el éxito que ha tenido?
Esta terapia proporciona opciones extraordinarias para que la gente pueda dar solución pronta a eventos y pensamientos, y quitarse creencias que ya no le funcionan en su vida.

¿De dónde parten las constelaciones familiares?
Las constelaciones nos enseñan que lo más importante en la vida es lo que aprendes de tu núcleo familiar y lo que éste te ha legado. Pero el núcleo familiar no se circunscribe a papá y mamá, sino a una cantidad de comportamientos que has heredado de manera transgeneracional, digamos de tres a cuatro generaciones. Si esa herencia no ha cambiado desde entonces, imagínate lo desactualizados que están esos patrones con respecto a lo que vivimos hoy en día.

¿Por qué se llaman constelaciones?
El nombre viene de la primera traducción que se hizo del trabajo de Bert Hellinger, creador de esta terapia. El término proviene del alemán y en su sentido más concreto se entendería como "colocar la familia". La persona que lo tradujo utilizó este término porque, al colocar a los representantes de la familia en el espacio de la terapia grupal, simularían a los astros que componen una constelación. Desafortunadamente, el uso del término constelación ha dañado algunas veces la idea original, ya que se le asocia con cartas astrales y cuestiones esotéricas. Esto no es nada mágico, es un conocimiento profundo de la mente.

¿En qué se basa la terapia?
Bert Hellinger, su creador, se basa en el fundamento de la teoría cuántica, que considera que existen patrones de comportamiento a todos los niveles (climático, económico, social). Descubrir estos patrones de comportamiento nos permite predecir o pronosticar ciertos eventos. Los humanos, en las familias, también tenemos patrones de comportamiento que nos llevan a repetir resultados. Cierto patrón, por ejemplo, te hace terminar como una mujer sufrida y abnegada al permitir que tu marido se quede con la mayor dominancia al interior de la pareja. Lo que hacen las constelaciones es que te permiten mirar patrones de conducta, y cuando los haces conscientes, puedes reconocerlos y decir "no, gracias, no los quiero".

¿Por qué estos patrones no son visibles?
Porque se actúan inconscientemente. Freud dice que, de las cuestiones del inconsciente, sólo miramos la punta del iceberg. Una conducta está construida sobre una serie de patrones que se heredan del sistema familiar; hay cosas que hacemos sin pensar porque se han quedado registradas en nuestro legado por muchas generaciones, repitiéndose una y otra vez hasta generar patrones de conducta que se traducen en campos energéticos.

¿Es decir que tendríamos cierta predisposición a cumplir un patrón?
Sí, primero a nivel bioquímico, porque se ha reconocido que las células tienen memoria, y luego a nivel conductual. Por ejemplo: Papá grita, mamá grita, ambos se enojan y se van. Ese patrón se aprende y se repite de manera inconsciente por los hijos, pero puede cambiarse si se reconoce y se trabaja a través de una terapia grupal de constelaciones.

¿En qué consiste esta terapia grupal?
Es un taller en el que se reúne a un grupo de pacientes que quieren trabajar algún tema particular. Cada uno elige de entre los participantes a personas que representen a su familia. El paciente los coloca en el espacio del salón y se puede leer esta configuración como un campo morfogenético.

¿Qué es un campo morfogenético?
Consiste en una serie de información que revela cómo una persona ha asimilado ciertas conductas en su campo psicoenergético. Cuando una conducta se representa o toma forma en la terapia grupal, se puede saber de qué manera se ha experimentado una conducta dentro del sistema familiar. Por ejemplo: si en tu sistema familiar has aprendido la condescendencia, cuando estás en el taller colocas a quienes representan a mamá y a papá de frente, no de espaldas, porque mamá y papá son condescendientes. La manera en la que representas tu historia familiar tiene une espacio geográfico (distancia y cercanía), así como ciertas actitudes que se representan casi esculturalmente y hablan de la forma en la que has vivido las relaciones en tu familia. La estrategia terapéutica permite sintetizar esta información y llevar a la persona a una solución.

¿Qué función tiene el terapeuta?
Hay dos formas en las que interviene, una como constelador y otra como terapeuta. El constelador acompaña al paciente en el trabajo grupal para que mire lo que nunca ha mirado, sintetice esa información y proponga una nueva configuración. Un terapeuta, en cambio, echa mano de varios recursos y técnicas, entre las que se encuentran las constelaciones familiares. Yo, por ejemplo, recurro al trabajo grupal después de un trabajo individual en consultorio usando diferentes técnicas; a fin de mes reúno a varias personas para el trabajo grupal en taller. Así, el paciente logra un adelanto en su proceso terapéutico y de crecimiento. No sólo lo acompaño a encontrar soluciones, también a dar cierre a procesos.

¿Qué diferencia hay entre una terapia de constelaciones con respecto a otras, como el psicoanálisis o la Gestalt?
Es una terapia que tiene varias virtudes, pues integra conocimientos y no está peleada con otros enfoques. Hellinger, su creador, tuvo la capacidad de integrar recursos terapéuticos de alto nivel dentro de una terapia breve. Tomó de la Gestalt la posibilidad de concluir un ciclo que no fue cerrado por que no fue mirado; de la programación neurolingüística toma la posibilidad de vivenciar una experiencia para comprenderla; también integró técnicas de desarrollo humano, como el análisis transaccional. Un distintivo importante es que te puedes ahorrar años de terapia individual en consultorio gracias a la estrategia terapéutica de las constelaciones, porque en un taller hacemos que vivas el patrón que has tenido como creencia y lo descodifiques. Hay cosas fundamentales que tenemos que expresar en la terapia individual, ¿pero cómo expresarlo si no se ha mirado primero?

¿Quien es la persona ideal para hacer una constelación?
Todo aquel que sufre, que tiene un problema no resuelto, alguien que repite y repite la misma circunstancia y obtiene los mismos resultados. Alguien en cuya familia ha ocurrido lo mismo durante tres, cuatro y cinco generaciones: accidentes, muertes, cáncer, enfermedades, fracasos. Personas olvidadas a las que no se les agradece, no se les reconoce ni se les toma en cuenta; por ejemplo, hay quien llega a consulta diciendo que no tienen papá, porque la madre olvidó decirle que sí tenía un padre. Esto viene del momento en que se rompió la relación de los padres y uno de ellos se alejó, y entonces ese hijo vive con la conciencia de ser "sin papá". Gente con problemas de migración, despojo, orfandad, asesinatos o violencias.

¿Cómo se pueden resumir los beneficios de esta terapia?
Esta es una terapia breve y sanadora a nivel psicoenergético; en una hora y media haces tu configuración y puedes mirar lo que por generaciones no se quiso mirar ni se pudo decir; una creencia crea un patrón, sólo una vivencia te da la respuesta. Las constelaciones permiten reconciliarse y encontrar nuevas maneras de tener paz y salud.

Fuente: nuevaprensa.com.ve

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Ver más / ver menos