Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Desdoblamiento del tiempo

24.3.11
Un movimiento de desdoblamiento hace que se divida el tiempo para separar el presente del pasado y del futuro. Una ley permite la aceleración del tiempo en unas aperturas temporales, que son imperceptibles,  para poder fabricar un futuro potencial.

Pasado, Presente y Futuro. Tres realidades simultáneas transcurriendo a velocidades diferentes.

desdoblamiento del tiempo

Hacia 1966, cuando aún era un joven estudiante, Jean-Pierre Garnier Malet sorprende a la comunidad científica publicando un articulo en la Académica de las ciencias de París. Años después, en 1988, hace un asombroso descubrimiento relacionado con las propiedades del tiempo. Publicado entre 1998 y el 2006, su teoría acerca del desdoblamiento del tiempo aporta muchas primicias científicas.

También permite explicar el mecanismo de la vida, de nuestros pensamientos y de usar de la mejor manera posible los instintos e intuiciones que este desdoblamiento pone a nuestra disposición a cada momento de nuestras vidas. Con la ayuda de su esposa Lucile, Garnier-Malet ha encontrado la mejor manera de usar la prodigiosa energía que nos ofrece actualmente el final del ciclo de desdoblamiento del tiempo, para obtener un equilibrio permanente.

Esto nos permite actualizar a cada instante un pasado o un futuro potencial experimentado por otra realidad desdoblada de la mía. Así podemos decir: Yo era, Yo soy y Yo seré, simultáneamente pero en tiempos diferentes.

Jean Pierre Garnier Malet es un físico especializado en mecánica de fluidos que ha ofrecido recientemente notas periodísticas sobre su teoría sobre el  desdoblamiento del tiempo,  y su impacto en nuestra vida cotidiana. Sus revolucionarias ideas vienen a decir que este desdoblamiento del tiempo sucede también a escala de nuestro cerebro y que nuestra vida psicológica también se halla influida por ese desdoblamiento.      

Algo que ya se conocía desde el conocido experimento del neurólogo Benjamín Libet 

El experimento de Libet:
Consistió en pedirle a los sujetos que doblasen varias veces un dedo, o la muñeca de la mano derecha, pero a intervalos irregulares, de manera espontánea. Mientras hacían esto deberían fijarse en una pantalla en la que aparecía un reloj digital, para recordar el instante en que se les pasaba el impulso por la cabeza. Durante el proceso se tomaba la gráfica de las corrientes cerebrales y el resultado fue que la chispa consciente se producía, en promedio, entre 0,3 y 0,4 segundos después de la aparición del potencial de alerta. Cuando los sujetos recién comenzaban a acariciar la idea de doblar el dedo, la acción ya estaba decidida.

Mucho más aquí en el tiempo, un grupo de científicos alemanes ha demostrado que las teorías de Benjamín Libet podrían ser más que acertadas, tras descubrir que lo que creemos son decisiones conscientes y, por tanto, voluntarias, se gestan con anterioridad y de forma inconsciente en una región del cerebro siete segundos antes.
Es decir, hasta siete segundos antes de que nosotros decidamos si hoy nos pondremos una corbata de color  negra o  azul, nuestro cerebro ya sabe qué color elegiremos.

La investigación, recogida en la revista 'Nature Neuroscience' ha sido llevada a cabo por científicos del Instituto Max Planck para la Cognosis Humana y la Neurociencia de Leipzig (Alemania) en colaboración con el Centro Bernstein para la Neurociencia Computacional de Berlín.

Encabezados por el profesor John-Dylan Haynes, los científicos utilizaron un escaner cerebral para investigar qué sucede en un cerebro humano en los momentos previos a la toma de una decisión, y descubrieron que el resultado final de esa decisión puede predecirse segundos antes gracias a la actividad inconsciente del cerebro.

En el estudio, los participantes podían elegir libremente si querían tocar un botón con la mano derecha o con la izquierda, pero, una vez tomada la decisión, debían recordar en qué momento habían elegido una u otra mano para presionar el interruptor. Los científicos descubrieron entonces que, gracias a las señales y a la actividad cerebral, podrían predecir, hasta siete segundos antes, qué decisión iba a tomar cada uno de los participantes.

Desde el punto de vista de las investigaciones de Libet, es el cerebro el que toma las decisiones, no el ser humano consciente. El equipo de Haynes se plantea ir un poco más allá diciendo que su estudio demuestra que las decisiones se preparan inconscientemente mucho tiempo antes de lo que pensábamos previamente, pero todavía no se sabe dónde se forma la decisión final...

¿Todo esto significa entonces que carecemos de libre albedrío?

Para la mayor parte de los que citan el experimento de Libet en realidad lo hacen para negar el libre albedrío y defender el determinismo cerebral, sin embargo lo que dice Garnier Malet es precisamente lo contrario: que el cerebro opera con un tiempo distinto al de nuestra conciencia, que existen dos tiempos diferentes al mismo tiempo: por un lado el que todos conocemos que es el  tiempo consciente y por otro lado el tiempo cuántico. Así, un segundo del tiempo consciente equivale a  miles de millones de segundos del tiempo cuántico,que si bien es imperceptible, es donde podemos hacer cosas cuya experiencia pasamos luego al tiempo consciente.

Se sabe, en relación a las propiedades de la materia, que su naturaleza es dual; es decir, una partícula es a la vez corpúsculo (cuerpo) y onda (energía). Somos a la vez cuerpo y energía, capaces de ir a buscar informaciones a velocidades ondulatorias. Y es en el sueño paradójico (fase del sueño donde la persona se encuentra más relajada, aunque es relativamente fácil despertarlo, de ahí su nombre de paradójico) donde se da el intercambio entre el cuerpo energético y el corpuscular. Y ese intercambio es el que le permite arreglar el futuro que se ha creado durante el día, modificando y reescribiendo la memoria.

De ahí la importancia de nuestro pensamiento ya que según explica Garnier Malet: "Si por ejemplo pienso en una catástrofe, ese potencial ya se inscribe en el futuro y puede sufrirla usted u otro. De manera que la conclusión es: "No pienses en hacer a los demás lo que no quisieras que los demás pensaran en hacerte a ti". No es una ley moral ni filosófica, es una ley física."

El físico propone también, y a modo de ejercicio cotidiano, lo siguiente:  ya que de día es muy difícil el poder controlar la catarata de pensamientos negativos que inundan nuestra mente; antes de dormir apliquemos aunque sea un minuto de control sobre ellos, y basta con que durante ese minuto lo controlemos para poder  conectar con nuestra parte energética, llamémosla el doble, para pedirle que solucione los problemas...La noche no sólo permite borrar potenciales no deseados, sino que también nos guía los pensamientos del día siguiente.

Más información en : Cambia tu futuro: Desdoblamiento del tiempo

1 comentarios :

  1. Gran anotación, no sabia que de aui se originan los botones que usamos en neurolinguistica para evocar situaciones que necesitamos en detrminado momento. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

 
Ver más / ver menos