Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Comunicación efectiva para el éxito

19.4.11
Conocerse a sí mismo es el primer paso para saber quiénes son las personas que nos rodean diariamente


Conocerse a sí mismo es el primer paso para saber quiénes son las personas que nos rodean El actual ritmo de vida y los estándares por pertenecer a determinada clase social nos envuelven en un sistema sumamente individual, en donde -muchas de la ocasiones- olvidamos escuchar a las personas que nos rodean, entenderlas y comprender su forma de comunicación. Situación que puede generar conflictos en los distintos ámbitos que conforman nuestras actividades diarias, como en las relaciones personales, sentimentales, familiares, laborales y hasta sociales.

Para Carmen, coordinadora del área de psicología del Hospital General de Occidente y máster en Programación neurolingüística, la comunicación es un proceso que está vigente las 24 horas del día; sin embargo, la mayoría de las personas no están conscientes de los distintos tipos que existen y de qué forma se emplean diariamente.

“Uno de los conflictos más grandes de la humanidad -llámese pareja, familia o trabajo- es la comunicación distorsionada. El primer paso es reconocer qué tipo de comunicación se lleva con uno mismo, saber con claridad qué es lo que pensamos, cómo nos sentimos y cómo lo expresamos.

Conocer el terreno

La base para un efectivo proceso de comunicación está en identificar el código de lenguaje de la otra persona a la que nos dirigimos. La también terapeuta familiar sistemática, asegura que se debe utilizar el mismo lenguaje para poder entrar a los mapas mentales de cada persona, pieza clave de la comunicación “analógica y digital”.

La comunicación digital: es el uso de la palabra y abarca el 7% en cada persona. Carmen habla de los llamados “predicados verbales”, todas aquellas situaciones –mirar, sentir, escuchar y ver– que nos hacen ser personas auditivas, visuales o kinestésicas.

“Es importante saber cuál es el código de la persona con la que estamos hablando y cuál es su esquema, porque dependiendo de su mapa mental es cómo se da la comunicación entre ambos”, sugiere la especialista. Hay que destacar que los mapas mentales se forman con base en todas las experiencias de vida, durante sus diferentes etapas de la infancia y la adolescencia.

“Dependiendo del mapa que tú tienes en tu mente, es el significado que le das a la palabras. Una palabra te puede poner de buen o mal humor, dependiendo del significado que tú le des, ese significado viene de tu mapa mental, por lo que tu mapa mental lo toma de cómo se han vivido las experiencias”.

Comunicación analógica: es la no verbal y que incluye el 93% de nuestro sistema comunicativo, a través de la respiración, el movimiento corporal y ocular, las posturas, los gestos y expresiones faciales.

“Antes de que se omita una palabra, la persona ya realizó un gesto, la respiración y el brillo de los ojos cambia así como la coloración de la piel y la postura”, destaca la especialista.

Los estados de ánimo y los procesos internos de comunicación son perceptibles hasta con el simple hecho de analizar cómo se sienta un individuo. “Las personas más visuales tienden a sentarse en la orilla de la silla; las auditivas son rectas en su postura, abarcan toda la base de la silla y miran de frente; en cambio una persona kinestésica se desparrama en el asiento”. De igual forma el movimiento de los ojos determina ciertas claves oculares: los que tienden a dirigir su mirada hacia arriba son visuales, de frente son auditivos, en tanto que los que miran hacia abajo son de comunicación kinestésica.

Filtros y barreras

Una de las razones por la cual la comunicación se distorsiona, es debido a los distintos filtros culturales, sociales, laborales y personales de cada persona, lo que ocasiona que ésta se torne compleja.

“Hay palabras auditivas, visuales, kinestésicas y palabras inespecíficas que no nos llevan a ninguna parte. Es muy importante que las personas se enseñen a escuchar ‘literalmente’; si estás hablando con predicados visuales y dices ‘mira Carmen, la situación es pesada’, la palabra ‘mira’ es visual y ‘pesada’ es un estado kinestésico. Para entablar un código de comunicación con esa persona, tenemos que abordarla como ella entró, primero con lo visual y después por lo kinestésico, por lo que hay que responder ‘ya veo que la situación es dura’”.

Bajo este ejemplo, Carmen exhorta a las personas a devolver el predicado visual, lo que automáticamente nos adentra en el mismo terreno del receptor.

Libertad sin prejuicios

Es de suma importancia prestar toda la atención posible, “no presuponer, ni dar significados, lo mejor es preguntarle a esa persona qué es lo que quiere decir y a qué se refiere”.

Comunicación no violenta: nos sirve para precisar la información, al decir exactamente lo que se ve y escucha. Con esto, las personas logran manifestar su sentir con la información obtenida. “Esto es para armonizar al mundo en una comunicación más fluida”.

Lenguaje de precisión: algunas personas hacen muchas omisiones, distorsiones o generalizaciones cuando hablan. Las típicas frases de: “dame eso. Te acuerdas de esto. La gente dice que”. “Hay que encontrar esas omisiones o distorsiones que nos llevan a la confusión, hablar claro desde el principio”.

La triple descripción: técnica de programación neurolingüística para manejar situaciones desde una primera, segunda y tercera posición. “Uno: yo digo que quiero esto. Dos: yo me pongo en tus zapatos y me convierto en ti para saber cómo ves el mundo. Tres: te conviertes en una tercera persona ajena a la situación para tener otra perspectiva de lo que sucede.

''Como piensas, es como estás viviendo la vida''

Fuente: C. Ceja, master en programación neurolingüística en informador.com.mx

0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Ver más / ver menos