Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Si quieres cambiar el mundo, cambia tu forma de gastar dinero

17.5.14

Dinero y conciencia. Si cambias tu forma de gastar dinero puedes cambiar el mundo. Entrevista a Joan Antoni Melé


La crisis que vivimos en estos momentos es el resultado de una ambición sin límites, sustentada sobre la errónea premisa de que el crecimiento económico podía ser sostenible indefinidamente.


Y la epidemia de especulación desatada ha desembocado en la pérdida del sentido común y de la noción de aquello que verdaderamente necesitamos. De ahí que cada vez más expertos afirmen que este contexto económico es el reflejo de la profunda crisis de consciencia y de valores que padece nuestra sociedad.

En este escenario, depende de cada uno de nosotros romper la inercia de maximizar beneficios sin importar el coste personal o ambiental que tengan. Así lo afirma el experto en banca Joan Antoni Melé (Barcelona, 1951), profesional con más de 30 años de experiencia en entidades financieras. Desde 2006, es director territorial en Catalunya y Baleares del banco ético Triodos Bank. Ha publicado el libro ‘Dinero y Conciencia’ (Plataforma Editorial), que invita al lector a poner su dinero donde estén sus valores.
dinero y conciencia
¿Cómo definirías el escenario económico actual?
Las empresas han perdido la perspectiva, sólo se dedican a ganar dinero. Por lo general, sus objetivos no están orientados a generar algún tipo de beneficio en la sociedad, han perdido contacto con el sentido de la economía real. Tan sólo hay ánimo de lucro. Pero el dinero nunca puede ser el objetivo de las empresas, sino más bien el resultado de que están contribuyendo favorablemente a potenciar el bienestar de la sociedad a través de productos y servicios que sean útiles y necesarios.

¿Cómo nos relacionamos con el dinero?
Por lo general, de forma inconsciente. Cuando utilizamos nuestro dinero, no pensamos en qué lo estamos invirtiendo realmente. Paradójicamente, nuestro verdadero poder como ciudadanos, más allá del voto, reside en cómo utilizamos nuestro dinero. Nuestro poder de decisión e influencia radica en qué consumimos y en cómo invertimos. Si una persona decide comprar sólo productos ecológicos, su actitud repercutirá en el mercado. No podemos olvidar que en mayor o menor medida, depende de nosotros generar cambios para evolucionar hacia un modelo más justo y consciente.

¿Cómo podemos cambiar esta relación?
Apostando por un consumo más ecológico y responsable. La solución está a nuestro alcance, consiste en alinear nuestro consumo con nuestros valores. Para relacionarnos conscientemente con el dinero es saludable que nos preguntemos de vez en cuando qué compramos, por qué lo compramos y dónde lo compramos. Y aún más importante, cuestionarnos si aquello que adquirimos, lo necesitamos o tan sólo lo deseamos.

¿Y qué hay del ahorro?
Con el ahorro podemos decidir enriquecernos o contribuir a cambiar el mundo. Aunque nos definamos como personas comprometidas con nuestro bienestar y el de nuestro entorno, cuando vamos al banco exigimos –casi por inercia- obtener el máximo interés en nuestra cuenta de ahorro. Pero, ¿acaso nos preguntamos en qué invertirán nuestro dinero para obtener ese elevado interés? Puede que en la industria armamentística, o en alimentos transgénicos. Probablemente, nuestro dinero financiará proyectos que jamás apoyaríamos conscientemente. Hay que introducir la responsabilidad y la ética en el mercado para hacerlo libre, pues ahora está ciego: se mueve por instinto y sólo busca rentabilidad.

¿La banca ética es una alternativa viable a esta situación?
La banca ética se fundamenta en la transparencia, por lo que uno siempre sabe en qué proyectos se está invirtiendo su dinero. El objetivo es utilizar el dinero de la gente para ayudar a cambiar el mundo. La banca ética sólo ayuda a financiar empresas que aporten valor añadido al mundo de forma sostenible. Además de tener en cuenta la viabilidad económica de los proyectos en los que invierte, calibra cómo afecta la actividad de esa empresa al entorno. Es un agente social de transformación.

¿Podemos llegar a compatibilizar dinero y conciencia?
Por supuesto. Este proceso requiere un trabajo de autoconocimiento y desarrollo personal, que nos ayudará a liberarnos del miedo que nos domina al tomar decisiones que tienen que ver con el dinero. Y cuando cambiemos la forma en que nos relacionamos con el dinero, cambiaremos nuestra realidad. Aunar dinero y conciencia nos permitirá crear relaciones económicas en las que todos ganen. No podemos consentir que un modelo económico y social que se ha mostrado altamente destructivo se nos siga imponiendo como el único viable. Está en nuestras manos: si queremos cambiar el mundo, tenemos que cambiar nuestra forma de gastar dinero.

Tres preguntas en clave de coaching
¿Hay algo que yo, individualmente, puedo hacer para contribuir a un cambio positivo de la sociedad?
¿Qué parte de responsabilidad tengo yo, por acción o por pasividad, en los problemas del mundo?
¿Te has preguntado alguna vez qué realidad social está generando tu dinero en el mundo?

En clave personal
Tu mayor pasión: Conocer al ser humano
Tu mayor virtud: La capacidad de lucha por aquello en lo que creo
Un punto de mejora: El orden
Un aforismo: “Se tú el cambio que quieres en el mundo” (Mahatma Gandhi)
Una película: El Señor de los Anillos
Un libro: ‘La filosofía de la libertad’, de Rudolf Steiner

Fuente: Irene Orce en blogs.lavanguardia.com

Si quieres saber más, puedes ver esta interesantísima charla de Joan Melé sobre Dinero y Conciencia.


Dinero y conciencia. Si cambias tu forma de gastar dinero puedes cambiar el mundo
 
Ver más / ver menos