Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Meditar para cambiar

25.3.13
Dar descanso al cerebro y meditar durante al menos una hora a la semana puede modificar la estructura neuronal en zonas que han sido asociadas con la memoria y el humor positivo.

Tenemos que enseñarles a nuestras neuronas a meditar. Y no quiere decir que haya que subir a una montaña y seguir a monjes o encerrarse en una cueva con gurúes, el entrenamiento es mucho más sencillo y no cuesta más que el tiempo del que dispondremos para hacerlo.
meditacion
Gran variedad de investigaciones han demostrado que las personas que meditan como un estilo de vida, han conseguido modificar el patrón de actividad en el cerebro. Más aún, reportajes publicados en el diario Neuroimagen a principios de este año indicaban que las personas que meditan durante treinta minutos al día durante ocho semanas, presentaban cambios cuantificables, como más densidad en algunos lugares en la materia gris, específicamente en zonas que están asociadas con la memoria, la empatía y el estrés.

Los experimentos
Los cerebros de los voluntarios fueron sometidos a una resonancia magnética antes y después del experimento y los investigadores notaron la transición en el hipocampo.

Britta Hölzel, de la Universidad de Harvard, autora principal del experimento, explicaba que los voluntarios aprendieron una meditación conocida como “consciente”, introducida en Estados Unidos en 1970 donde la idea principal es “enfocar la atención en diferentes objetos imaginarios o centrarse en sensaciones como el pensamiento, la respiración o la observación de algún mecanismo. La idea es apoderarse de la mente y no dejarla divagar ..”

Nuevos estudios
Un nuevo estudio confirma los beneficios de la meditación y nos regala un mejor y más sencillo ejercicio para elaborarla.

Jane Anderson, de la Universidad Wisconsin-Stout, es la autora de este nuevo estudio. La especialista comenta que comenzó a usar la meditación porque lidiaba con un desorden conocido como afectivo estacional, y con la meditación, sintió un cambio rápido, como en un mes. Su experiencia era de calma y de poseer la sensación de que era capaz de regular sus emociones.

“...aprender a meditar es realmente fácil, si sabes cómo relajarte. Cierra los ojos y céntrate en el flujo de tu respiración en la punta de la nariz; si un pensamiento surge de forma aleatoria en el cerebro, reconócelo y luego concentras tu atención en la respiración y así lo dejas ir. Sin problemas”, sostiene.

Sólo cinco semanas
En esta ocasión, en sólo cinco semanas era probable notar el cambio. Los investigadores realizaron un EEG, electroencefalograma, en los voluntarios, antes y después de la sesión, también de los otros dos grupos control, uno que no tenía que meditar y otro que fue entrenado pero no tenía requerimiento alguno para practicar. Las sesiones para los voluntarios eran de dos por semana cada una de media hora.

La especialista Anderson dice: “Descubrimos que aún sin requerimiento, el entrenamiento era capaz de afectar los cerebros de uno de los grupos. Observamos en las personas que entrenaron y en las que meditaron una mayor proporción de actividad en la región frontal izquierda del cerebro, todos en respuesta a la meditación. En otros estudios se ha descubierto que esta zona en particular está asociada a los humores positivos”

Christopher Moyer, otro de los autores, aseguró que meditar no debe de ser costoso y los efectos no deben tomar mucho tiempo. “Vale la pena darle una oportunidad a la meditación; no te hará daño, de hecho, puede que te regale beneficios varios”.

Un excelente hábito
Al  igual que una dieta nutritiva y actividad física regular, la meditación puede ser parte de una vida más saludable. El estrés moderno obliga a buscar un mecanismo que enseñe a las neuronas a aquietarse, una manera de “desconectarnos” del medio y permitir un tiempo al cerebro para que refuerce la actividad. Es posible que nos ayude a desarrollar una visión más positiva hacia el mundo.

...solo ponte en tu pose más cómoda y date un descanso concentrado por un buen rato, cierra los ojos y céntrate sólo en la respiración; sólo tus neuronas cambiarán y eso tiene ya un efecto real en tu persona.

Fuente: G. Álvarez, para echosdehoy.com
 
Ver más / ver menos