Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Psicologia positiva: La felicidad es buena para los negocios

7.1.14
La psicología positiva, difundida por Tal Ben-Shahar de la Universidad de Harvard, plantea nuevos paradigmas a la hora de la gestión de los recursos humanos

"La felicidad es buena para los negocios." Así comenzó Tal Ben-Shahar su exposición en el World Business Forum (WBF), a fines del mes de Junio en Buenos Aires. El escritor, consultor y profesor del curso más importante sobre psicología positiva en la Universidad de Harvard desafía la creencia de que el éxito lleva a la felicidad y la invierte afirmando que la felicidad es un factor clave del éxito de los negocios.
Tal Ben-Shahar

"Cuando el trabajador logra un ascenso jerárquico o un aumento salarial siente felicidad, pero al tiempo ese sentimiento decae." De esta forma, el doctor en Comportamiento Organizacional argumentó que la felicidad se construye a diario cuando el trabajo impone desafíos que conectan a la persona con sus pasiones.

En esa dirección van cada vez más empresas, motivadas por la nueva generación de empleados que demanda una mayor realización personal y profesional, y de las mismas compañías que ven que una persona feliz es más eficiente, creativa y productiva.

Matías Ghidini, de la consultora Ghidini Rodil, sostiene que está creciendo la tendencia de empleados que privilegian otros aspectos por sobre el estrictamente salarial. Esto ocurre, sobre todo, con los más jóvenes que cada vez más deciden sopesando cuestiones como el proyecto profesional, su desarrollo personal, el equipo de trabajo o el jefe, o el entrenamiento y la capacitación a recibir.

Los esfuerzos por ser una compañía que haga feliz al empleado van desde la imagen, el clima laboral, la transparencia, las oportunidades y los desafíos para los empleados hasta el rol de los líderes y el incentivo por desarrollar la vida familiar y social.

"Divertirse trabajando es algo nuevo", dice Gonzalo Mata, de la consultora Wall Chase Partners. "Antes trabajar estaba relacionado con el sacrificio. Ahora se busca que al empleado le guste trabajar, y esto se logra desde la estética de la oficina hasta el clima laboral y distintos beneficios."

Las nuevas medidas
Para Ghidini, estas nuevas políticas de las empresas trabajan sobre aspectos intangibles, que en muchos profesionales suelen ser más relevantes que la remuneración monetaria. Ben-Shahar indicó que para que el empleado sea feliz en su ámbito de trabajo debe estar conectado con una misión que le haga sentir pasión. "Conectarse con hacer plata no es suficiente para sustentar la energía que el trabajo requiere. Se necesitan otras cosas para poder ser un empleado exitoso y la clave está en tener un propósito", agrega el profesor israelí.

Ben-Shahar remarcó la importancia de que los líderes de la organización estén abiertos al fracaso y den seguridad a sus empleados para que puedan equivocarse. La innovación y la creación muchas veces implica tomar riesgos.

Ben Shahar cometa que: "Uno de los roles más importantes de los managers es determinar cuándo la posibilidad de equivocarse es una opción y cuándo no puede haber fracaso alguno. Cuando el error es una opción, el manager debe dar la oportunidad de que se tomen riesgos, se falle y se siga adelante aprendiendo del mismo fracaso."

El profesor de Harvard remarca que es necesario entender que trabajar duro no es más importante que tener tiempo libre. "Uno de los problemas de la actualidad es que estamos todo el tiempo conectados por teléfono o computadora, entonces no tenemos tiempo de recuperarnos. No darse el espacio para almorzar, estar con la familia o hacer actividad física suma más estrés al día, por eso se necesita tener un tiempo de recuperación."

Para Ben-Shahar, el buen líder es aquel que estimula la creatividad y potencia la energía individual y colectiva.  "La inteligencia está en ver la semilla de la persona y regarla para que crezca. Lo que se espera de los empleados y la forma en que se los trata va a determinar el desarrollo de sus carreras", afirma.

Aunque una condición del CEO debe ser que sea feliz, la prioridad, según el profesor, es que sea competente, esté preparado, sea profesional y sepa ejecutar proyectos. Luego es importante que se vaya preguntando cómo pueden él y su organización disfrutar más de las emociones positivas e incrementar el nivel de felicidad. "La clave está en disfrutar cada día más de las emociones positivas, aunque sea un poquito cada día. Pueden existir grandes cambios en la performance de la persona", explica el profesor de Harvard.

Ben-Shahar destaca que una forma de incrementar la felicidad es a través de preguntas positivas que pongan el foco en lo que sí funciona de una organización. "Queremos resolver problemas, pero no nos detenemos a pensar en cuál es la pregunta importante. El mayor error de los gerentes es centrarse en las respuestas y no en las preguntas", Por ejemplo:
  • ¿Cuál es la fortaleza de mi compañía y mis empleados?
  • ¿Cómo puedo dar más positivismo a mi organización?
  • ¿Qué podemos agradecer de esta semana?
 La última pregunta responde a otro punto fundamental para el académico que es agradecer, un ejercicio que él hace a diario. "Agradecer hace que el foco se traslade a los méritos del objeto o de la persona. Dedicar un poco de tiempo a dar valor a las cosas cotidianas incrementa los sentimientos positivos, los niveles de energía y ayuda a los demás", afirma Ben-Shahar.

ESTRATEGIAS
  • La nueva generación: Demanda un balance mejor entre el trabajo y la vida personal, y además quiere pasarla bien en su ámbito laboral
  • El sueldo: No está en primer lugar en las prioridades de los trabajadores, aunque pesa en el balance general
  • En la práctica: Trabajar una hora más por día y tener el viernes libre, menos sueldo por cinco horas de trabajo, tiempo para hacer gimnasia, entre los beneficios más valorados
"Trabajar sin descanso hace que muchos empleados se quemen la cabeza", (Ben-Shahar)

Fuente: lanacion.com.ar
 
Ver más / ver menos