Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Coaching ontologico: breve historia

22.9.11
Existen dos corrientes en el coaching: conductista y constructivista. “El ontológico es constructivista, un proceso de aprendizaje para no reaccionar sobre un hecho sino hacer que las cosas pasen. El conductista asiste para lograr resultados con el cambio de conducta. Es el típico norteamericano, que también se practica en México, Brasil y Venezuela”, explica Daniel Rosales, director de la Escuela Latinoamericana.

La escuela más difundida del coaching ontológico es la de Rafael Echeverría, un filósofo chileno que todavía hace entrenamientos en su país y que, mediante sus libros y su actividad, se encargó de divulgar el estudio del ser a través del lenguaje.
coaching ontologico
Pero antes, en 1973, Fernando Flores, por entonces ministro de Economía del gobierno chileno de Salvador Allende, empezó a estudiar trabajos del biólogo Humberto Maturana sobre la teoría del observador y contempló el impacto de la escucha sobre la comunicación. El coaching ontológico toma este concepto para sostener que “lo que valida la comunicación es la escucha y no el habla”.

En los Estados Unidos tiene más de 20 años y nació como herramienta para la alta gerencia.

Rafael Echeverría Chileno y creador del coach ontológico dice:

"Mi primer encuentro con el coaching ontológico fue en 1988, cuando me integré a trabajar con Fernando Flores, en California. Lo que hacíamos era una práctica bastante informal, que difiere muy profundamente con lo que ha llegado a ser hoy en día.

Durante las últimas dos décadas el coaching ontológico ha alcanzado una asombrosa profundidad conceptual, por ejemplo, en la relación que mantiene con la filosofía de Nietzsche, con la hermenéutica y la fenomenología, o su acercamiento a los últimos desarrollos registrados en neurobiología. Actualmente, hemos diseñado procesos exigentes de formación, en dos etapas distintas: la que forma coaches ontológicos de nivel junior y la de programas “avanzados” que forma coaches de nivel senior. Creo que hay cada vez más interés en el estudio del coaching ontológico por el carácter asombroso de sus resultados. Esta es su principal fortaleza.

Pero la mayor diferencia reside en la ética. El coaching ontológico de antaño era muchas veces una práctica abusiva sobre el coachee, en la que predominaba la negatividad emocional, la falta de respeto y el uso del temor.

Uno de los objetivos que me propuse cuando me separé de Flores fue colocar a esta práctica en una base ética exactamente opuesta. El coaching ontológico que nosotros practicamos se caracteriza por un respeto irrestricto hacia el coachee, por la perseverancia de su dignidad y autonomía, por conferirle un papel fundamental a la confianza, y por su positividad emocional."

Fuente: tiempo.elargentino.com
 
Ver más / ver menos