Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

El conocimiento debe servir para cambiar la realidad

24.12.12
Entrevista a Miguel Morán, psicólogo, pedagogo e ingeniero técnico, realiza estudios de liderazgo y coaching (desarrollo de capacidades directivas) en Estados Unidos y Gran Bretaña. Ayuda a directivos de Dupont, Repsol, Ferrovial, Pmgpower, Dragados, Corte Inglés, HC, Crivencar, FADE, FLC y Normand Broadbent, entre otros. Ha impartido una conferencia magistral en la escuela de negocios FENA titulada «¿Conocimiento? ¿Para qué?».

-¿Para qué el conocimiento?
liderazgo y coaching
-La riqueza de un país está conectada con tres temas: la gente, como en China e India; las materias primas y la energía, como en los países árabes o Noruega, y el conocimiento, como en Inglaterra, Alemania, Estados Unidos, Francia o Japón. Con conocimiento, países pobres como Japón e Inglaterra han llegado a lo máximo. Pero el conocimiento está sobrevalorado. ¿Es todo conocimiento útil, aplicable o implantable? No.

La clave es tener un conocimiento útil que cree valor, que es aquel que o bien produce placer o produce valor económico; y ése es el dilema en el que nos movemos. En Estados Unidos se está ahora analizando un problema, que es que existe demasiado conocimiento. Muchas empresas gestionan cantidades ingentes de conocimiento y no se utiliza. ¿Entonces, para qué? Existen muchas personas que poseen una erudición tremenda, pero que no se pone en valor y esto genera un problema de rendimiento.

-¿Qué opinión le merece la educación reglada en España, analizada desde esa perspectiva?
-Si se refiere al sistema educativo español universitario, considero que tiene una necesidad de mejorar urgentemente. Por emplear una expresión coloquial, la Universidad muchas veces no está al loro del conocimiento útil y eso es algo francamente mejorable.

-¿Algún ejemplo que seguir?
-El de las universidades estadounidenses, que emplean un sistema totalmente distinto. Allí se centran en el conocimiento que tiene lo que llaman un «time to market» bajo, esto es, que en poco tiempo ese conocimiento pueda llegar al mercado. Si no lo hacemos así, caemos en la erudición o creamos culturetas.

-¿Se trata de ser prácticos?
-Conviene preguntarse ¿cómo cambias el mundo con esas cosas que sabes? O cómo cambias la economía o la tecnología o el sistema de trabajo. El conocimiento es algo que sirve para cambiar la realidad. Y esa visión no sólo es aplicable al mundo de la empresa. También se puede buscar cambiar la realidad emocional.  Si el conocimiento permite conseguir más paz interior, más paz y tranquilidad, ése es un conocimiento útil. 

Además de coaching para directivos, también trabajamos con mujeres que sufren tumores de mama partiendo de la pregunta ¿cómo te ayudamos, mujer, a que vuelvas a disfrutar de la vida? La técnica es la misma que para los líderes empresariales que es algo especialmente necesario en el sur de Europa, donde hay una falta de liderazgo y de la gestión del conocimiento.

-Volviendo al asunto emocional. ¿En la ignorancia está la felicidad?
-No lo creo. La felicidad está muy conectada con la consciencia y la capacidad de elegir, con la lectura que hacemos del mundo y cómo se inscribe la misma en nuestro cuerpo.

-¿Cuál es el principal valor de un directivo?
-Ser líder: tener la capacidad de visionar un futuro y que un conjunto de personas se comprometan contigo. Después de ésta, la principal capacidad directiva es saber escuchar, de la misma manera que se hace cuando ganamos un cliente. Y la tercera es que debe ser capaz de gestionar su cuerpo, que su cuerpo no absorba energía negativa por los impactos que se producen por su liderazgo, que en lugar de ello genere energía positiva. 

Tiene que saber afrontar las situaciones difíciles. Existe una mortandad tremenda entre dirigentes por enfermedades que en muchas ocasiones son psicosomáticas, porque la presión les afecta. Para ser un buen líder hace falta inteligencia emocional, conocerse un poco. Tendemos a pensar que el alumno más destacado de una promoción es el que tiene madera de líder, pero no suele ser así, porque puede estar volcado hacia sí mismo mientras que otro, que no es el número uno del máster, tiene esa capacidad de relacionarse e inteligencia emocional de que hablo. Si posee esa inteligencia emocional y además es el número uno de la promoción, entonces es un fenómeno.

Fuente: lne.es
LIDERAZGO y COACHING
 
Ver más / ver menos