Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Coaching: el cambio de enfoque

22.7.14

Coaching ontológico: el cambio de enfoque. Desarrollo personal y liderazgo


"Siempre hay un juego interior en tu mente, no importa qué esté sucediendo en el juego exterior. Cuán consciente seas de este juego podrás marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en el juego exterior “
. Timothy Gallwey

Hace ya muchos años, uno de los pocos programas de TVE que me gustaba era una serie de extraordinarios reportajes de animales de la selva realizada, con gran pasión, por Rodríguez de la Fuente...Tuve la satisfacción de conocerle y compartir el montaje de varios de sus reportajes. Recuerdo uno, especialmente, en el que ambos experimentamos con emoción la sutileza del juego interior del aprendizaje natural. Era un bello ejemplo de cuando los animales enseñan algo a sus crías.

En plano secuencia veíamos a un hipopótamo adulto que flotaba sacando la nariz fuera del agua en la parte más profunda de un lago salvaje. Estaba grabado con sonido natural de manera que parecía una contemplación real. Después se sumergió, con un precioso primer plano. Se quedó en el fondo unos quince segundos antes de darse impulso con las patas traseras para volver a subir a la superficie.

Ya en una secuencia, una madre hipopótamo, que lo estaba observando mientras tomaba el sol con su cría, comenzó a empujarla con su hocico hacia el lago. La cría se hundió muy pronto y fue a para al fondo. En otro largo primer plano, como si la cámara estuviese colocada en la cabeza de la madre, veíamos como esta se acercaba y, también con el hocico, lo levantó lentamente impulsándolo hacia la superficie. La cría solamente tuvo tiempo de tomar unas bocanadas de aire antes de hundirse.

La madre repitió este proceso varias veces. Después lo dejó y se situó en la parte más profunda para contemplar si el aprendizaje había terminado. La cría consiguió tomar aire al emerger con mucha dificultad y volvió a hundirse. Pero la madre no se inmutó, continuó su contemplación con tranquilidad. La cría repitió varias veces el ejercicio con evidente progreso. Al cabo de poco tiempo encontró la forma de impulsarse con sus patas traseras y conseguía llegar a la superficie. Lo fue repitiendo una y otra vez con habilidad progresiva y más bocanadas.

Esta metáfora es una verdadera lección del juego interior del coaching. La madre sabía exactamente hasta dónde tenía que intervenir para conseguir un aprendizaje válido


METANOIA


coaching pnl
Los niños también aprenden así, aunque a veces no nos damos cuenta. Y también los mayores. Aunque, los padres, maestros, entrenadores…¿Actuamos siempre como la madre hipopótamo?

La palabra más precisa para describir lo que sucede en el aprendizaje y el desempeño actuales es metanoia. Una palabra que ha tenido muy poca difusión en el pasado siglo. Significa cambio de enfoque, ver más allá de la perspectiva actual, supone un tránsito mental.

Captar este significado es captar el significado más profundo del juego interior del coaching.

La palabra metanoia tiene una rica historia. Para los griegos significaba un desplazamiento mental, un cambio fundamental. En la temprana tradición cristiana, era el término clave de los cristianos primitivos como Juan Bautista. Tenía un sentido específico de despertar la intuición y el conocimiento de lo más elevado.

En el uso cotidiano, aprender a pasado a ser sinónimo de adquirir información o habilidades.

En cambio el verdadero aprendizaje y el juego interior del coaching llegan al fondo de lo que significa ser humano. A través de ellos nos capacitamos para hacer algo, percibimos el mundo y nuestra relación con él, ampliamos nuestra capacidad para crear, para formar parte del proceso generativo de la naturaleza.

Para nuestro juego interior del coaching no basta el aprendizaje para la supervivencia. Hay que conjugar el aprendizaje de adapatación con el generativo. Un aprendizaje que incrementa la capacidad creativa y la satisfacción de las personas.

CREAR EL CAMBIO


Nuestro juego interior del coaching va más allá de la adaptación al cambio. Aborda la manera más eficaz para gobernarlo con éxito, que es crearlo.

Puedes aprender a verlo como una oportunidad en lugar de una amenaza. Aprenderás a sentirte parte de un proceso creativo más amplio en el que puedes influir sin controlarlo unilateralmente. Te servirá para convertirte en agente del cambio y alcanzar resultados sostenibles.

En cualquier aprendizaje, el enfoque sistémico es hoy más necesario que nunca porque la complejidad nos abruma:
  • Tenemos capacidad para crear más información de la que nadie puede absorber.
  • Se está alentando una interdependencia que es muy difícil administrar.
  • También es muy difícil seguir la celeridad de los cambios que estamos impulsando.
  • Esta escalada de complejidad no tiene precedentes en toda nuestra historia.
La complejidad puede ser de dos tipos: la dinámica y la de detalles, con muchas variedades.

En la complejidad dinámica la causa y el efecto no están próximos en el tiempo ni el espacio. Las intervenciones obvias no producen los resultados esperados.

La perspectiva sistémica nos ayuda a comprender la complejidad dinámica.

Ayuda a identificar las estructuras subyacentes y los patrones de conducta que quedan ocultos por la actividad cotidiana y el ajetreo incesante que caracteriza la vida contemporánea. Nos demuestra que las soluciones convencionales fallan y cómo podemos realizar acciones válidas.

El JUEGO INTERIOR DEL COACHING

La complejidad de detalles vuelve incompletas todas las explicaciones racionales. Los sistemas humanos son muy complejos. No podemos comprenderlos del todo. Hay experiencias suficientes de que tenemos “limitaciones cognitivas”. Nuestra mente consciente sólo puede abordar un pequeño número de variables cada vez.

La complejidad de detalles se resuelve en el inconsciente. Es lo que llamamos el juego interior del coaching.

Cuando el consciente desplaza la carga de una tarea al subconsciente, este se hace cargo y se vuelve automático, natural. Esto libera la mente consciente para que se concentre en la complejidad dinámica.

El subconsciente se programa con la experiencia. Las culturas y creencias programan el inconsciente. El lenguaje también lo hace y tiene efectos muy sutiles. No afecta tanto al contenido como a la estructura. Este es uno de los principios de la PNL –Programación Neuro-Lingüística-.

Pero, ¿cómo hemos enseñado al inconsciente a estructurar la información?

..no es fácil describir procesos de realimentación con nuestro lenguaje habitualmente lineal.

Normalmente desistimos de ello. Pero esto cambia cuando empezamos a dominar el pensamiento sistémico. El subconsciente se reeduca sutilmente para estructurar los datos en círculos en vez de líneas rectas. Ocurre como cuando aprendemos una lengua extranjera. Es muy pedagógica la expresión de Charles Kiefer con su metáfora del interruptor:

“Cuando este interruptor se activa subconscientemente, uno queda transformado para siempre en pensador sistémico. La realidad se ve automáticamente en forma sistémica además de lineal, aunque quedan muchos problemas para los cuales la perspectiva lineal es totalmente adecuada. El subconsciente revela como soluciones ciertas propuestas que son imposibles de ver linealmente. Las soluciones que estaban al margen de nuestro conjunto factible forman parte del mismo. Lo sistémico se transforma en modo de pensar, casi en modo de ser, y no sólo una metodología para resolver problemas”

La mente inconsciente aborda muchos más detalles que nuestra mente consciente. No está limitada por la cantidad de procesos de realimentación que puede examinar. Así puede integrar la complejidad dinámica y la de detalles.

Fuente:  J. Palomeras Mentor Coach Presidente de Coaching Lab Licenciado en Ciencias Químicas
 
Ver más / ver menos