Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

La felicidad empieza por uno mismo

18.9.13
La felicidad empieza por uno mismo-Autoconocimiento

Phap Dung vive el monasterio de Plum Village (Francia). Enseña a cultivar la atención plena o mindfulness que es la energía que nos ayuda a estar completamente presentes en la vida.

Esto significa dejar de lado la tendencia de darlo todo por hecho. Por ejemplo, es normal creer que cuando abres el grifo saldrá agua, pero cuando se produce una avería, nos enfadamos. La atención plena nos permite romper con esa manera de ver tan rutinaria, a apreciar el agua cada vez que se abre el grifo.

autoayuda meditacion
La meditación
Phap Dung sostiene que la meditación no es sólo mirar a una pared; también consiste en ser capaz de sentarte a hablar con tu familia con la concentración, compasión y energía necesarias para solucionar conflictos sin herir a nadie. La meditación es una herramienta que permite frenar, estar presente y observar las cosas con más profundidad, en lugar de correr detrás de todo tipo de estímulos. Alguien que medita está en calma, concentrado.

Vivimos a las apuradas
Vivimos con mucha tensión en el cuerpo y en la mente. Las prisas y el parloteo permanente de nuestra cabeza traen estrés. Se trata de volver una y otra vez a la respiración, identificar cada inhalación como inhalación, cada exhalación como exhalación. Si la mente está ahí, en la respiración, deja de dar vueltas alrededor de otras cosas de fuera.

Sin embargo vivimos haciendo lo contrario. Los jóvenes de hoy en día no pueden estarse quietos ni un momento. Quieren chequear su móvil, su facebook o e-mail constantemente..Están constantemente pensando en lo siguiente. Pero la vida sólo transcurre en el presente.

También, cuando estamos esperando, sin hacer nada, estamos estresados. Lo veo en el aeropuerto. Estás rodeado de gente ansiosa, pegada a su teléfono y su ordenador. ¿Por qué no te relajas?. Pero en nuestra sociedad eso se vive como lo normal. Estar siempre corriendo es normal.

La felicidad
Uno tiene que empezar por uno mismo. Ser amable y buena gente. Eso es lo primero.
La meditación te ayuda a mantener la concentración y la dirección sin dejar de lado tu humanidad. Cuando no eres feliz, no trabajas bien.

La felicidad es contagiosa. Una persona feliz se conoce bien a sí misma. Ama vivir. No está atrapada por sus pensamientos, ideas o emociones. Esto no significa que tenga que estar contenta todo el tiempo, pero sabe lidiar con su sufrimiento.

Antes pensaba que era feliz cuando recibía cosas de fuera: premios, estímulos interesantes. Pero mira: observa este instante. Estoy vivo. Este es un momento feliz. Estoy hablando con alguien que quiere ayudar a otros. Puedo alimentar mi felicidad. Esto no es una constante, no hay que darlo por hecho; es una práctica que puedo cultivar.

El miedo
El miedo y la negatividad es difundido por los medios de comunicación. Por eso hay que protegerse, no regar la semilla del miedo que todos llevamos dentro. Es un estado mental que puedes cuidar con la información que te llega y las relaciones que mantienes.

El sufrimiento
Generalmente escapamos de nuestro sufrimiento porque no tenemos suficiente solidez para confrontarlo. Alguien que es sólido es capaz de afrontar la adversidad y los desafíos de forma saludable. Para ser fuerte necesitas alimentar tu capacidad de disfrutar de la vida, tu atención y gratitud por lo que tienes. 

Huir no es posible, y nunca funciona. Tarde o temprano te perseguirá. Quizá por la noche, cuando no consigues dormir. Cada sufrimiento que hayas superado te hará ganar en sabiduría, compasión y conocimiento. 
 
Ver más / ver menos