Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Cada ser humano es único: terapia colaborativa

22.8.12
La doctora en psicología Harlene Anderson, sostiene que vivimos en  un mundo acelerado, líquido, que está como encogiéndose. Vivimos experiencias en tiempo real a través de la televisión...la gente lucha por vivir sus propias vidas, a su manera, por hacer pie en un medio incierto.

En  ese contexto, los terapeutas, se han dado cuenta de que el lenguaje que utilizaban habitualmente en psicología no sincronizaba exactamente con el mundo en el que se estaba viviendo. 

El enfoque colaborativo
La psicóloga Anderson es creadora del enfoque colaborativo posmoderno en terapia, que aprovecha los elementos positivos de la nueva sociedad posmoderna para aplicarlos al desarrollo del bien común. Eso significa poder hablar como ciudadanos, con sus gobernantes, discutir con el poder. También dialogar, dar afecto, enseñar a los hijos y expresar la realidad interior en la terapia. Todo esto requería un diseño nuevo, con otra manera de escuchar, de mirar y de interpretar el conocimiento.
terapia colaborativa
Cada caso es único
La tradición occidental, se basa en un uso vertical del conocimiento, de arriba hacia abajo. El que tiene conocimiento tiene poder y lo aplica al que tiene por debajo. El terapeuta, también tiene un conocimiento que generaliza, que establece categorías fijas de problemas: si es depresión, ésta es la manera de tratarlo; y si un niño sufre rechazo en la escuela hay que tratarlo de esta otra manera. El problema es que tomamos esas ideas sin preguntar de dónde vienen, ni cuestionar si son útiles; aquí entra en juego la filosofía posmoderna: que no generaliza, que considera cada caso como algo particular, único y diferente distinto

Los tres principios
Anderson y sus colegas establecieron una serie de normas básicas para el trabajo profesional:

1-Posición escéptica ante estos discursos verticales y dominantes. Esto significa que uno es como un consumidor informado que se cuestiona sobre la calidad de las ideas; como por ejemplo sobre cómo criar niños, o una filosofía de educación. Analizar las cosas con ojo crítico.

2-No generalizar, categorizar problemas o personas, porque cuando generalizamos dejamos de ver lo único, lo original,  porque perdemos algo fundamental, la unicidad, lo que hace que esa persona sea quien es. 

3-Utilizar el mismo lenguaje de esa cultura pequeña donde estoy trabajando (familia, barrio, ciudad). Nunca alejarse de eso ni generalizar; de lo contrario las posibilidades de curar se hacen difíciles.

Para ejercitarse
La próxima vez que alguien se acerque a dialogar contigo, en lugar de tirarle tu historia o prejuzgarlo de acuerdo a tus patrones aprendidos, escúchalo, obsérvalo con mucha atención. Siempre, tratando de aprender más sobre esa persona, su manera de pensar, su problemática, sus afectos. Te sorprenderás porque es una experiencia realmente enriquecedora.

Lectura recomendada
Aprendizaje colaborativo: mayor educación, interdependencia y autoridad del conocimiento (Kenneth Bruffee).

Sobre Harlene Anderson
Doctora en psicología y docente. Una de las principales representantes del movimiento posmoderno y colaborativo en la terapia y la educación. Autora de numerosos artículos de su especialidad y del libro Conversación, lenguaje y posibilidades, donde explica la perspectiva posmoderna sobre la psicoterapia.

Fuente: adapatación de texto de L. Aubele visto en lanacion.com.ar
 
Ver más / ver menos