Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Los límites de la razón

6.9.12
Daniel Kahneman, psicólogo israelí y Nobel de Economía, afirma que el pensamiento rápido e intuitivo determina muchas de las elecciones y los juicios que hacemos. Kahneman centra su investigación, no en lo irracional del comportamiento humano, sino en las limitaciones de la racionalidad cuestionando el acercaminento de los economistas a este tema. 

Desde los 60´ y gracias a estudios como los de Gary Becker, lo que distingue a la economía de otras disciplinas no es el tema de estudio (precio, mercado, riqueza, ec), sino la forma de analizar otras cuestiones como por ejemplo el matrimonio o la discriminación. El ámbito de la economía se extiende (como ciencia imperialista) a aquellos aspectos de la conducta humana en los que los medios son escasos, y los fines, competitivos. 
psicologia y enconomia
Con esa finalidad, se parte de las hipótesis de la conducta racional (los agentes se comportan como si maximizaran sus propias funciones de utilidad) y de la estabilidad de las preferencias. Becker, en su discurso afirma que los individuos maximizan el bienestarcomo ellos lo conciben, ya sean egoístas, altruistas, leales, rencorosos o masoquistas”.

El nobel Kahneman también pone en entredicho no sólo que la gente sea racional en todas las ocasiones, sino que emociones como el miedo,  el odio y el afecto expliquen la mayoría de las situaciones en las que los humanos se alejan de la racionalidad. Su objetivo es encontrar el origen de los errores en el diseño de la maquinaria de la cognición más que en la alteración del pensamiento por la emoción.

El autor israelí, en su libro Pensar rápido, pensar despacio, describe la vida mental de la siguiente manera: 
  • El Sistema 1: produce pensamiento intuitivo, rápido,  y con apenas esfuerzo. 
  • El Sistema 2: más perezoso y  lento, no siempre activado. Requiere cálculos complejos y atención.
El Sistema 1, no sabe como resolver de manera automática el problema de multiplicar 29×67. El Sistema 2, en cambio, es el único que puede seguir reglas, comparar objetos en varios de sus atributos y hacer elecciones deliberadas entre opciones.

Esta división suele ser eficiente, pero siempre hay que tener en cuenta que en el Sistema 1 hay sesgos y no se puede desconectar a voluntad. Es por ello que tenemos mayor dificultad de darnos cuenta de nuestros errores, aunque nos resulta más fácil detectar los ajenos. En definitiva,  el Sistema 1 es más influyente de lo que nuestra experiencia nos dice, y es el autor secreto de muchas de los juicios y elecciones que realizamos.

Somos ignorantes confiados
Los problemas del pensamiento estadístico, ponen de manifiesto tanto los límites de nuestra mente y como el que poseamos una excesiva confianza en lo que creemos saber, como por ejemplo, la incapacidad para reconocer la incertidumbre del entorno en el que vivimos y las dimensiones de nuestra ignorancia.

Somos propensos a sobrestimar lo que entendemos y a subestimar el papel del azar:

La maquinaria del Sistema 1, que a todo da sentido, nos hace ver el mundo más predecible y ordenado de lo que realmente es y la ilusión de que uno ha comprendido el pasado, alimenta la ilusión de que puede predecir y controlar el futuro. Este es el caso de muchos inversores que predicen ligeramente mejor que el resto de sus colegas, pero desarrollan una ilusión de su aptitud algo mejorada, lo que hace que tengan un exceso de confianza poco realista.

Aunque no se pueda culpar a nadie de fracasar en sus predicciones en un mundo impredecible, sí que habría que hacer un toque de atención a aquellos profesionales que creen que pueden tener éxito en esta tarea utópica.

Economía conductual
Las teorías de Kahneman han influido en la llamada economía conductual, una corriente que trata de demostrar que las finanzas no son tan predecibles como parecen. Según la economía neoclásica, los agentes económicos actúan de forma racional en busca del máximo beneficio, pero los estudios conductuales han demostrado que nuestros juicios están emocional, cognitiva  y socialmente condicionados. La mayoría de las veces sin que nos demos cuenta. El comportamiento humano se escapa de los presupuestos del mercado.
 
Ver más / ver menos