Novedades
Loading...
felicidad
liderazgo
meditacion
inteligencia emocional

Como es la verdadera sonrisa?

16.5.14


Como es la verdadera sonrisa? Los ojos nunca mienten: su pliegue señala la autenticidad de una sonrisa. 


Si uno desea vivir en armonía con su entorno (familia, amigos, sociedad), primero tendrá que conseguir y mantener un equilibrio entre las reacciones emocionales inmediatas (instinto) y las respuestas racionales

La máxima expresión de la inteligencia emocional se da cuando los dos sistemas del cerebro (el límbico y el cortical) cooperan en todo momento. 

En ese estado:
  • Los pensamientos y las decisiones se ajustan y fluyen de manera natural.
  • Sabemos qué elección tomar en cada instante y nos dirigimos hacia nuestros objetivos sin esfuerzo,  porque nuestras acciones están en línea con nuestros valores. 
Lo ideal sería una armonía perfecta entre el cerebro emocional, que proporciona la energía y la dirección, y el cerebro cognitivo, que organiza su ejecución. 

Mihaly Csikszentmihaly, reconocido psicólogo estadounidense, ha dedicado su vida a la comprensión de la esencia del bienestar. Y llama esta condición...el estado de flujo.

Será tu sonrisa?
Hay un indicador fisiológico de esta armonía cerebral: la sonrisa.

sonrisa verdadera

Una sonrisa falsa (la que uno se impone para quedar bien), sólo moviliza los músculos cigomáticos del rostro, los que al hacer retroceder los labios descubren los dientes. 

Una sonrisa verdadera, por el contrario, moviliza además los músculos que rodean los ojos. Pues éstos no pueden contraerse voluntariamente. La orden debe provenir de las regiones límbicas, profundas y primitivas del cerebro. Es por ello que los ojos nunca mienten: su pliegue señala la autenticidad de una sonrisa. 

Una sonrisa auténtica y cálida, nos da a entender que nuestro interlocutor se encuentra, en ese preciso instante, en un estado de armonía entre cognición y emoción, entre  lo que piensa y lo que siente.

La inteligencia emocional se aprende
Nuestro cerebro posee una capacidad innata para alcanzar ese estado de fluir del que hablaba Csikszentmihaly. Contrariamente al CI (coeficiente intelecutal), que evoluciona muy poco a lo largo de nuestra vida, la inteligencia emocional puede cultivarse a cualquier edad.

Nunca es demasiado tarde para aprender gestionar nuestras emociones. Se trata de optimizar el ritmo del corazón para combatir el estrés, controlar la ansiedad y maximizar la energía vital que existe en nosotros. 

Esa es la primera clave para ir desarrollando nuestra inteligencia emocional.
 
Ver más / ver menos